dimecres, 22 d’agost de 2012

Informe de la última trobada mundial a Filipines

http://www.marchemondiale.org/structure/8rencontre/context/es

 La MMM en ese escenario: resistiendo y afirmando nuestras alternativas
En 2010 realizamos nuestra tercera Acción Internacional movilizando millares de mujeres de 75 países en torno a los cuatro Campos de Acción: Trabajo de las mujeres (autonomía económica), Bien común y servicios públicos, Paz y desmilitarización y Violencia hacia las Mujeres. En estas acciones, denunciamos las falsas soluciones a la crisis que sólo profundizan el modelo capitalista, patriarcal y racista, y buscamos evidenciar las alternativas que traemos desde los pueblos.

A lo largo de los últimos tres años, avanzamos en la consolidación de nuestra identidad a través de la reflexión y sistematización de nuestros compromisos y demandas en cada uno de estos campos (ver en http://www.marchemondiale.org/actions/2010action/text/es). Frente al escenario de la crisis sistémica, los campos fueron especialmente útiles para organizar nuestra crítica como MMM al modelo, tanto para nuestras bases como para el diálogo con aliados y con la sociedad en general. Los campos tradujeron concretamente nuestra lucha contra la pobreza y la violencia hacia las mujeres y fueron referencias para que las coordinaciones nacionales pudieran elaborar sus plataformas.

Sin embargo, evaluamos que es necesario aún trabajar las interconexiones entre los cuatro campos y rescatar la Carta Mundial de las Mujeres por la Humanidad para construir y alimentar principios que articulen nuestras luchas. El desafío permanente es cómo construir análisis y acciones capaces de volver concretas las formas alternativas de organización de la producción y la reproducción. Esto refuerza aún más la necesidad de continuar construyendo y enraizando a la Marcha Mundial de las Mujeres como un movimiento permanente.

El próximo período, 2011 y 2012, debe ser un período de resistencia y de fuertes luchas para no retroceder en términos de derechos y condiciones de vida de los pueblos. Las revoluciones en los países árabes y en África muestran que, al empeoramiento de las condiciones de vida de los pueblos, acciones y manifestaciones pueden surgir y, en muchos casos, pueden llevar a la caída de gobiernos históricamente alineados con las políticas excluyentes de los países más ricos. En todos esos procesos, las mujeres participan activamente, aún siendo presas o asesinadas en defensa de una real democracia. Hay que estar atentas para que nuestra presencia en esos procesos esté asegurada también después, en los momentos de transición, y para que tales victorias no se reviertan en acciones que aumenten el control y la violencia hacia las mujeres.

Más que nunca, en estos períodos es necesario realizar actividades de formación política y de reflexión para contraponerse a la diseminación de ideologías ultra-conservadoras e innovar en las formas de organización y sustentación  de nuestro movimiento.
  
Desafíos para nuestra construcción como movimiento
Articular reflexión y acción común en varios niveles (local, regional, internacional)  ... tenemos que estar atentas a los cambios de contexto y dialogar con éstos, de forma que las demandas que acordamos a nivel internacional tengan resonancia. Además, tenemos que establecer constantemente vínculos entre el contexto global y los temas, luchas y cuestiones a nivel nacional, así como actuar en diferentes niveles a partir de una estrategia común. En este sentido nuestro análisis de contexto, demandas y compromisos no se separan de nuestra construcción como movimiento y los desafíos que esto implica.

En 2010 logramos que el eje de la desmilitarización fuera incorporado por mujeres en muchos países, y no sólo aquellos que viven situaciones de conflicto armado abierto. A partir de ahí fuimos conectando las causas y consecuencias de los conflictos que hacen el enlace con nuestros otros Campos de Acción como el control y la instrumentalización del cuerpo y del trabajo de las mujeres, de los territorios y de la naturaleza.

Profundizar los análisis y la formación política
En la preparación y realización de la acción de 2010 las CNs y Grupos Participantes han trabajado activamente con los textos propuestos para cada campo de acción, en actividades de formación y de formulación de reivindicaciones en el ámbito nacional. En ese trabajo, fue resaltada la importancia de trabajar la interconexión entre los campos, avanzando en el rescate del pensamiento feminista, la experiencia concreta de las mujeres y el contexto actual. Hay que continuar trabajando en nuevas síntesis para expresar la visión de la MMM de manera más simple y fuerte.

Nuestra prioridad para el próximo período debe ser el ejercicio de una metodología que, a la vez, sea de formación y de elaboración a partir de la experiencia concreta de las mujeres, invirtiendo de esta forma en una visión común que se exprese no sólo en los documentos escritos, sino también en la práctica de las Coordinaciones Nacionales.

Adentro de la MMM coexisten distintas percepciones sobre algunos temas como la prostitución, derechos de las lesbianas y aborto, y hay que seguir debatiéndolos en nuestras estratégias. Además, hay que de seguir afirmando visiones contra-hegemónicas como la concepción de la violencia sexista como una herramienta de control sobre el cuerpo, la vida y la sexualidad de las mujeres pues ni todas las CN’s se han apropiado de la misma.

Consolidarse como un movimiento permanente en niveles local, regional e internacional
Después de la acción de 2010, sigue siendo necesario que las Coordinaciones Nacionales establezcan una dinámica regular y perciban a la Marcha como un movimiento permanente, con capacidad de incidir sobre el contexto, y no apenas como un evento que sucede cada cinco años (período en el que se organizan las acciones internacionales).

Para que eso sea cada vez más una realidad, es necesario profundizar el intercambio, tanto a nivel organizativo como sobre los contenidos de las luchas, entre la MMM de distintos países de la misma región o entre continentes diversos. Es necesario además favorecer en la MMM tanto las articulaciones regionales como las transversales, alrededor de luchas comunes, que enlazan a distintas regiones (por ejemplo, la lucha por derechos de las trabajadoras domésticas, precarias, migrantes; la articulación entre países que viven en situación de conflictos).

Finalmente, es necesario construir la Marcha donde no estamos presentes, especialmente en países y comunidades que viven bajo leyes islámicas, pero también en los países económicamente más ricos como China y Rusia.

Formalizar acuerdos de funcionamiento
En la Marcha, conviven culturas políticas organizativas muy diversas, desde grupos informales hasta asociaciones bien constituidas. El tema de tener acuerdos de funcionamiento registrados genera siempre mucha aprehensión: si nos estaríamos burocratizando o si nos creamos trampas para nosotras mismas. El estatuto y reglamento interno existentes son insuficientes para el momento actual de la Marcha. Necesitamos actualizar nuestros acuerdos sobre lo que es una Coordinación Nacional, qué responsabilidades tienen las delegadas en los Encuentros Internacionales, cuál es el rol del Comité Internacional, entre otros. Otro reto es la organización del proceso de transferencia del Secretariado Internacional de Brasil a otro país de forma de no crear vacíos y garantizar el seguimiento del funcionamiento de la MMM en tanto que movimiento internacional.

Fortalecer la presencia de jóvenes, indígenas, migrantes ....  tenemos que avanzar no en aspectos formales, pero en cómo incorporar la discusión sobre racismo/ colonialismo en nuestro análisis o desarrollar acciones que respondan a las urgencias vividas por las jóvenes (empleo precario, violencia, mercantilización), entre otros.

Profundizar la política de alianzas en distintos niveles
Construimos alianzas porque eliminar las causas de la pobreza y de la violencia contra las mujeres no es posible sin un profundo cambio político, económico y social. Se necesita un gran conjunto de movimientos, que cambie la correlación de fuerzas que sustenta el orden capitalista, colonialista, patriarcal y racista.

El escenario de crisis sistémica volvió aún más evidente la necesidad de crear y/o mantener espacios comunes, entre distintos movimientos sociales, de análisis estratégico, elaboración de alternativas y organización de acciones y respuestas comunes. Frente a la fragmentación de los espacios (campañas, redes temáticas y foros), apostamos cada vez más en la Asamblea de Movimientos Sociales, como espacio prioritario de reflexión y de acción común tanto para los movimientos del Sur geopolítico, como para los del Norte.

El seguimiento del proceso del Foro Social Mundial también continúa siendo una prioridad para la MMM. ..... hemos organizado actividades en ediciones nacionales y regionales de los Foros Sociales y en el Foro Social Mundial, que se ha realizado en Senegal, en enero de 2011. 

Desde la realización del Foro de la Soberanía Alimentaria (Nyeleni), mantenemos una relación estrecha de alianza con la Vía Campesina y Amigos de la Tierra en torno a esta lucha, ..... también estamos desafiadas a apoyarlas para que la Campaña contra la violencia hacia las mujeres en el campo sea una realidad.

En nuestro Evento de Cierre de la 3ra Acción Internacional en RDC contamos con la presencia de delegaciones y con aportes al debate de mujeres del CADTM (Comité de Anulación de la Deuda del Tercer Mundo), CSI (Confederación Sindical Internacional) y WILPF (Women’s International League for Peace and Freedom) y tenemos expectativa de profundizar el trabajo común con ellas.

Otro aspecto de la política de alianzas es la actuación como red de alerta, cada vez más necesaria frente a la criminalización de los movimientos sociales en todo el mundo y a las amenazas de golpe.

Sin embargo, permanece el desafío de enraizar esa política de alianzas local y regionalmente, así como el de compartir su seguimiento con más militantes de la MMM en los países y regiones.

Pensar la comunicación de forma estratégica ....  que incluya el establecimiento y el perfeccionamiento de canales de comunicación internos y externos, la relación con los medios de comunicación comerciales y, principalmente, con los medios comunitarios (boletines, páginas de Internet de noticias, programas de radio y TV, producidos por nuestras organizaciones y aliados). Frente al papel que ejercen los medios de comunicación de masa en el establecimiento de la agenda pública de debate (qué temas y cómo deben ser discutidos), tenemos que profundizar la discusión sobre la democratización de los medios de comunicación así como organizar una estrategia para hacer la disputa de ideas en los diferentes espacios de comunicación. Es parte de dicha estrategia la participación activa de la MMM en iniciativas compartidas de comunicación impulsadas desde los movimientos (como, por ejemplo, la Minga Informativa de los Movimientos Sociales, en América Latina).

divendres, 10 d’agost de 2012

Manifest del campament de joves feministes 2012 a Rumania

.. Este año somos más de 50 jóvenes de 12 países y territorios diferentes: Rumania, Euskadi, Turquía, Catalunya, Francia, Armenia, ... nuestra tercera jornada del campamento y ya hemos hecho varios talleres: Sexo más seguro; Lesbianismo político; Mujeres y medio ambiente; Mujeres, militarización y paz; Luchas radicales contra las violencias sexuales, etc. ....  esto no sucede sin dificultades, la crisis económica y las políticas de austeridad han dejado a muchas de nosotras, mujeres jóvenes, en situaciones precarias.
Hemos también tenido dificultades con los oficiales de la inmigración para obtener las visas para jóvenes militantes de ‘global south’.  Como el año pasado, varias jóvenes están tan ocupadas con las luchas que están llevando en sus países que no han podido participar de nuestro encuentro: saludamos por esto a nuestras hermanas griegas.
Pero a pesar de los obstáculos nosotras seguimos luchando, ¡y avanzando nuestro movimiento internacional de jóvenes feministas!
http://campamentojovenesfeministas.wordpress.com/