dilluns, 25 de juliol de 2016

LA MARXA MUNDIAL DE DONES CONTRA EL MILITARISME, EL FUNDAMENTALISME I LA VIOLÈNCIA

El aumento del militarismo, el fundamentalismo, la violencia y la extrema derecha es cada vez más patente y golpea la vida de mujeres y comunidades de todo el mundo en formas muy diferentes. El fundamentalismo religioso y cultural continúa extendiendo el terror, la muerte y la opresión y alimenta los grupos de extrema derecha que van ganando poder muy rápidamente. Por otro lado, los gobiernos capitalistas están usando la excusa de la seguridad nacional y la lucha contra el terrorismo para interferir en la política internacional, con
el objetivo de controlar los recursos naturales, restringir la inmigración, limitar los derechos civiles y criminalizar la protesta.

Y este es el círculo vicioso en el que nos encontramos hoy. El fundamentalismo está generando más fundamentalismo. La violencia es respondida con más violencia. Las guerras se “previenen” armando
más a los ejércitos. Y mientras tanto, gente inocente, familias, comunidades, civiles de todo el mundo sufren las consecuencias de esta locura.

El 14 de Julio una sangrienta masacre tuvo lugar en Niza (Francia) con un balance total de 84 personas muertas y otras 303 heridas. Reacciones de todo el mundo a este trágico acontecimiento siguen la teoría del choque de civilizaciones y sugieren la necesidad de mayor control y militarización.

En Turquía, el 15 de Julio, desde la televisión pública TRT el ejército anunció que tomaba el poder y declaraba el toque de queda. El presidente Erdogan ha sacado provecho rápidamente del fallido golpe de estado para lanzar una caza de brujas contra su oposición, no sólo contra los militares implicados en el intento de golpe, sino también
contra fiscales, periodistas, jueces y personal de educación que ya han sido cercados.

Mientras los islamistas radicales ocupan las calles, las fuerzas democráticas sufren opresión y las mujeres sufren constante acoso por parte de los seguidores de Erdogan.

El intento de golpe de estado se ha saldado con más de 200 personas muertas, y lo peor parece que aún está por llegar porque la purga se va extendiendo a otros sectores. En los pasados días alrededor de 6.000 personas han sido encarceladas, y muchas más han sido despedidas o se han suspendido sus funciones. Este es el caso de 9.000 agentes de policía, 2.700 jueces y 15.000 personas del ámbito educativo. Además, se han revocado 24 licencias de radio y TV después del intento de golpe.

El gobierno opresivo de Erdogan ha mantenido a Turquía en el caos y el conflicto permanente durante los últimos años, y parece que el intento de golpe está siendo usado como excusa para mantener su dictadura islamo fascista, aumentar el control y la represión de cualquier oposición, así como suprimir los Derechos Humanos en el país.

Nosotras, la Marcha Mundial de las Mujeres, denunciamos una vez más la militarización, el aumento del gasto militar y la estrategia de combatir la violencia con más violencia. Sabemos que estas estrategias sólo acarrean más desgracias a las mujeres y las comunidades de todo el mundo, sabemos que alimentan los fundamentalismos y polarizan nuestro mundo. Este no es el mundo que queremos.

Hoy enviamos toda nuestra solidaridad y fuerza a nuestras compañeras de la Marcha Mundial de las Mujeres en Turquía que están en primera línea en la defensa de la democracia y los derechos de las mujeres. 
Extendemos nuestra solidaridad al pueblo kurdo y al resto de pueblos y comunidades que viven en Turquía.

·         Exigimos al Presidente Erdogan y su gobierno que cese inmediatamente las detenciones arbitrarias, la tortura y las purgas políticas en el país. Cualquier acción que tome el gobierno debe respetar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como el resto de protocolos internacionales firmados por Turquía.

·         Pedimos a la comunidad internacional, especialmente a las Naciones Unidas y a la Unión Europea, que controle  la situación de cerca con el objetivo de garantizar que el Estado de Derecho se mantiene vigente, que los Derechos Humanos sean respetados y para evitar  que Turquía sea arrastrada a una situación más caótica y con un conflicto más grave.

La Marcha Mundial de las Mujeres se solidariza con las mujeres y los pueblos de Turquía y Francia, así como con los de todos los países que sufren la violencia, el fundamentalismo, el terrorismo y la militarización. 
Seguiremos marchando hasta que todas las mujeres vivan en Paz, Justicia y Libertad.

dilluns, 18 de juliol de 2016

DECLARACIÓ DEL COMITÉ INTERNACIONAL DE LA MARXA MUNDIAL DE DONES 1 - 4 de JULIOL

Reunidas en Guatemala entre los días 1 y 4 de Julio de 2016, nosotras, representantes del Comité Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres reafirmamos nuestro apoyo a las  compañeras de la Alianza Política del Sector de Mujeres y a nuestra hermana Sandra Morán, Diputada del Parlamento de Guatemala, que durante años ha luchado junto a ellas por los derechos de las mujeres, los pueblos originarios y la madre naturaleza. 

Durante los días que hemos pasado en Guatemala, hemos tenido oportunidad de participar de un rico intercambio de experiencias con varias diputadas donde reflexionamos sobre la coyuntura de diferentes regiones del mundo, el impacto que ello tiene en la vida de las mujeres y los espacios políticos a los que tenemos acceso. En una sesión de trabajo organizada por las compañeras de la Alianza Política del Sector Mujeres, donde nos acogieron representantes de 13 organizaciones, reflexionamos sobre la violencia y el feminicidio que sufren las mujeres en Guatemala. También salimos a las calles, junto con otros movimientos sociales, para expresar nuestro rechazo a la militarización de nuestros territorios y exigir la justicia y la recuperación de la memoria histórica de los pueblos. 
Juntas aprendimos de la resistencia y la construcción de alternativas productivas, de arte y de comunicación que están haciendo nuestras hermanas a partir de sus vidas y colectividades, expresamos nuestra solidaridad hacia los-as presos-as políticos-as, sus familias y comunidades. Saludamos  la lucha de las familias y comunidades que resisten a la imposición del modelo extractivista que amenaza sus territorios,  y nos solidarizamos con todas las mujeres y niñas que han sufrido la violencia sexual en sus vidas. 

Apoyamos los procesos que con fuerza y determinación se están empujando desde la Sociedad Civil Guatemalteca, especialmente el proceso de construcción comunitaria del Pacto por el Agua, puesto que creemos que garantizará la protección del agua como bien común y derecho humano, y el proceso Constitucional de pluralismo jurídico que reconoce las formas propias de hacer justicia de los pueblos. 

En nuestras reflexiones durante el encuentro, vemos como en todas las regiones se ha constatado durante nuestra 4ª Acción Internacional el avance del militarismo, el fundamentalismo y la violencia que se cobra la vida de miles de mujeres de todo el mundo. Al mismo tiempo, la violencia y la pobreza se agudizan, y nos recuerdan las razones que impulsaron el nacimiento de nuestro movimiento.

Saludamos la lucha de las mujeres feministas de todo el mundo, que con valor y perseverancia se enfrentan al sistema capitalista, patriarcal, neocolonialista y racista que nos quieren imponer. Manifestamos todo nuestro apoyo y solidaridad con las compañeras de Brasil, que resisten frente al golpe de Estado que la derecha ha llevado a cabo con falsos argumentos de lucha contra la corrupción.
Por todos estos motivos, sentimos que nuestra movilización y nuestra lucha, son más necesarias que nunca. Nuestra solidaridad y unión son imprescindibles para construir un sistema que  respete la red de la vida, que promueva la Justicia y la Igualdad. Nuestro movimiento, ya no es exclusivamente un movimiento de resistencia, sino que estamos colocando todas nuestras energías en la construcción de alternativas en defensa de la sostenibilidad de la vida. Y este es el objetivo de nuestro 10º Encuentro Internacional, que tendrá lugar en Maputo (Mozambique) del 11 al 15 de Octubre. Con esta determinación enviamos todo nuestro apoyo y solidaridad a las compañeras mozambiqueñas, embarcadas en la complicada tarea de organizar un Encuentro Internacional, especialmente en el contexto político frágil en el que se encuentran, y llamamos a nuestras Coordinaciones Nacionales, Grupos Participantes y aliados  a unirse a nosotras en el Encuentro y contribuir así en el fortalecimiento de nuestro movimiento.

Juntas somos más fuertes y por ello estaremos en marcha hasta que nuestros cuerpos y territorios sean libres.

En Guatemala el 4 de Julio de 2016.